Vienna Media News

Colorful tiles on the roof of St. Stephen's Cathedral in Vienna

You are here:

Viena Prensa Actual – 03/2021 Toda Viena es de nuevo punto de encuentro, ciudad original y de disfrute en 2021

Los temas descritos a continuación son el punto de partida para indagaciones exhaustivas y charlas con sus interlocutores.

Viena, punto de encuentro

Viena no solo es un popular punto de encuentro gracias a su situación geográfica en el corazón de Europa. El trabajo y el placer van aquí de la mano. En 2019 tuvieron lugar en la ciudad casi 6.000 reuniones, conferencias y eventos que la colocaron en el sexto puesto del ranking de la International Congress and Convention Association (ICCA). Tanto los extraordinarios espacios de ambiente imperial como las modernas oficinas convierten Viena no solo en un destino altamente atractivo para hombres y mujeres de negocios, sino también en el lugar ideal para que se establezcan empresas, por ejemplo del sector de la investigación. 200 grupos internacionales escogieron Viena en 2019 para instalar su sede central. También las Naciones Unidas (con sus casi 20 oficinas y organismos, entre ellos la OIEA) y más de una docena de organismos internacionales (como la OSCE o la OPEP) saben apreciar desde hace años tanto la hospitalidad como las óptimas condiciones laborales y la calidad de vida de la ciudad. Viena ha jugado ya varias veces en su historia el papel de punto neutral de encuentro de la política internacional: ya sea el Congreso de Viena realizado en el Palacio Imperial del Hofburg en los años 1814/15, la firma del Tratado de Estado entre Austria y las potencias aliadas en el Palacio del Belvedere Superior en 1955, el encuentro entre el presidente norteamericano John F. Kennedy y el presidente del Consejo de Ministros soviético Nikita Jrushchov en 1961 (en el marco de una cena de gala en el Palacio de Schönbrunn) o el Tratado nuclear con el Irán, cuyas negociaciones tuvieron lugar en el Palacio Coburg de Viena en 2015.

Numerosas instituciones artísticas y culturales de Viena sirven de centro de inspiración y son lugar de encuentro tanto de creadores artísticos como de amantes del arte. En 153 restaurantes galardonados de la ciudad, los clientes pueden gozar de una excelente cocina del más alto nivel. Y en las típicas tascas y mesones puede uno conocer la hospitalidad vienesa de manera distendida. Desde siempre, los 2.250 cafés, 3.500 terrazas, innumerables puestos de salchichas y un centenar aproximado de tabernas de vino (llamadas Heurigen) son sociotopos del escapismo sumamente peculiares y únicos en el mundo que contribuyen a la alta calidad de vida de la ciudad.

La Viena de los sentidos

La Viena para degustar

Tras los sacrificios de los útimos meses, son muchas las ganas de volver a disfrutar de la vida, de poder elegir y de evadirse de la rutina diaria. Algo que en Viena es fácil de conseguir. Viena es la capital de los placeres, y la ciudad es tan polifacética como las posibilidades de poder disfrutarla al máximo y con todos los sentidos. El sentido del gusto es el que sale ganando, ya que Viena presenta una gran oferta desde el punto de vista gastronómico. Viena es la única ciudad del mundo que ha dado el nombre a un tipo de gastronomía propio: la cocina vienesa. Entre las especialidades se encuentran delicias tales como los caracoles y la casquería, al igual que el escalope a la vienesa. La repostería de los tradicionales cafés vieneses, como el Café Central o el Café Hawelka, son los perfectos acompañantes de una taza de café. La tradición vienesa de los cafés se encuentra desde el año 2011 en la lista del Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la UNESCO, aunque sus orígenes se remontan a la época imperial. La pastelería Demel, antigua proveedora de la casa imperial y real, sirve hoy todavía el dulce predilecto de la emperatriz Sisí: los pétalos escarchados de violeta.

Darse un paseo por los viñedos de la ciudad también es una experiencia grata al paladar: Viena es la única gran ciudad del mundo que posee una superficie considerable de viñedos en su término municipal. En unas 700 hectáreas se cultiva, entre otras, la famosa variedad llamada “Wiener Gemischter Satz”. Hay 13 senderos municipales que permiten recorrer durante 44 horas más de 132 kilómetros disfrutando del paseo y de numerosas posibilidades de sentarse en una de las muchas tabernas de vino.

La Viena para oler

La estrecha relación de los habitantes de la ciudad con la naturaleza se deja sentir en todas partes. La mitad de la superficie municipal está compuesta por espacios verdes, algo que se hace palpable cada 250 metros en forma de un parque de diverso tamaño, también en el casco antiguo. Es allí donde se evidencia que Viena posee un olor propio; la rosaleda del Volksgarten es toda una experiencia para la vista y el olfato desde la primavera hasta finales de otoño gracias a las 400 variedades aproximadas de rosas que florecen en su recinto. Las fragancias de Viena se encuentran en forma de perfume, por ejemplo, en la tienda Kniže. Este sastre era uno de los famosos proveederores de la casa imperial y real y reside junto a la Perfumería J.B. Filz, en una tienda diseñada por el arquitecto Adolf Loos. En los años 1920 Kniže se convirtió en una famosa marca de ropa para hombre de la era moderna. También de esta época data Kniže Ten, la primera gama de perfumes masculinos del mundo.

La Viena para ver y tocar

Las instituciones artísticas y culturales de Viena llaman la atención de nuestra vista. Los suntuosos espacios, por ejemplo los del Kunsthistorisches Museum, reflejan visualmente el valor de los tesoros que albergan en su interior. El Kunsthistorisches Museum de Viena alberga la Cámara de arte y maravillas que, con sus 2.200 objetos, es la más importante del mundo. El tacto, por su parte, entra en acción en el Museo de Historia Natural; aquí hay historia tangible en forma de excrementos fosilizados de dinosaurios de 150 millones de años de antigüedad. Y también la Catedral de San Esteban presenta elementos tangibles y desconocidos, como la piedra de San Colomán, puesto que se dice que trae suerte tocarla.

La Viena para oír

Los teatros de ópera y las salas de conciertos de Viena entusiasman el oído. La Ópera Nacional de Viena es sinónimo de perfección musical. Las representaciones musicales tienen lugar durante 300 días al año. Pero la música juega también un papel central en los 450 bailes que se realizan de media cada temporada.

La variedad de momentos placenteros que atraen todos los sentidos en Viena es impresionante. Con mayor razón se valora el carácter acogedor y entrañable vienés (expresado con el término difícilmente traducible de “Gemütlichkeit”), que permite experimentar esta oferta desbordante. Y es que en Viena hay de todo un poquito más de la cuenta. Pero no de malos modos, sino de manera entrañable, a la vienesa. Lo que describe el sexto sentido, el sentido de los vieneses: sentirse a uno mismo equivale a ser feliz aquí.

Originales vieneses

En los “Originales vieneses” las personas son el centro de atención. Aquí se investiga a fondo el famoso “lado oscuro” de las vienesas y los vieneses. Una serie de entrevistas y retratos de originales conocidos y todavía desconocidos permiten conocer de cerca a los “auténticos vieneses”, ya sean los tradicionales artesanos de las manufacturas vienesas, las camareras de la famosa pastelería Demel (el tradicional café de la antigua pastelería de la corte imperial y real), la copista del Kunsthistorisches Museum, el carpintero de la Konzerthaus o los empleados de los servicios municipales, por ejemplo los responsables de retirar los residuos del famoso departamento 48. Pero también los profesionales que no existen en otras partes del mundo, como los famosos “espalmadores” de escalopes del restaurante Figlmüller. Todos estos originales nos conmueven con sus historias y muestran de manera clara cómo son verdaderamente los habitantes de Viena: encantadores, un poco chiflados y, a veces, discretamente malhumorados. Pero al mismo tiempo son cosmopolitas, tolerantes y generosos. Una auténtica mezcla de influencias que, en su totalidad, componen el carácter vienés.

En Viena no solo las personas son verdaderos originales: hay colecciones artísticas incomparables, como por ejemplo las del Kunsthistorisches Museum, el Belvedere o el Museo Leopold, que solo se encuentran en esta ciudad. El Belvedere alberga la mayor colección de pinturas de Gustav Klimt; el Museo Leopold, la mayor colección de obras de Egon Schiele del mundo, compuesta por 42 pinturas y más de 180 dibujos y grabados orginales. Entre los museos vieneses especialmente originales se encuentran el Museo del Tercer Hombre, el Museo del Esperanto y el Museo de las bolas de nieve.

También algunos grandes eventos son originales vieneses que solo pueden tener lugar aquí y que entusiasman a un público de millones de espectadores: el Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena atrae todos los años a 40 millones de telespectadores, la Fiesta de la Isla del Danubio es el mayor festival al aire libre de Europa, y el Festival de Cine Musical de la Rathausplatz es el mayor festival cultural y gastronómico al aire libre de Europa.

Contact

Vienna Tourist Board
Helena Hartlauer
Media Relations
Tel. (+ 43 1) 211 14-364