You are here:

Viena Prensa Actual – 09/2021 Arte moderno y joyas arquitectónicas

Un pabellón viajero

El Belvedere 21, uno de los más importantes centros de arte contemporáneo de la ciudad, no fue erigido originalmente en Viena, sino en Bruselas. El arquitecto estrella Karl Schwanzer lo diseñó en 1958 como Pabellón de Austria para la Exposición Universal, lo que le valió obtener el Grand Prix d'Architecture. A principios de los años 60 este edificio de acero y vidrio fue desmantelado en sus elementos y vuelto a edificar en el espacio verde del Schweizergarten, situado en el distrito 3. Sus formas claras, sus naves de vidrio y los nuevos materiales de construcción usados lo convirtieron en un ejemplo paradigmático de la arquitectura moderna. El entonces nuevo museo dedicado al arte del siglo XX (llamado popularmente “20er Haus“, es decir, la “Casa del XX”), abrió paso al arte contemporáneo en Viena. Tras su incorporación al Museo del Belvedere en 2002 y una profunda remodelación, este museo fue reinaugurado en 2011, primero bajo el nombre de ”21er Haus“ y desde 2018 de ”Belvedere 21“, nombre con el que se le conoce hoy en día.

El edificio está considerado un icono de la modernidad de la posguerra. En sus amplios espacios inundados de luz es presentado sobre todo el arte austríaco de los siglos XX y XXI, por ejemplo, obras de Fritz Wotruba, Erwin Wurm, Christian Ludwig Attersee o, en la actualidad, de Lois Weinberger, así como exposiciones temporales de artistas internacionales. También es digno de ser visitado el jardín de esculturas del espacio que lo rodea. Además, se realizan con regularidad conciertos, lecturas, conferencias y sesiones de cine, lo que convierte el Belvedere 21 en un espacio artístico urbano de gran vitalidad.

El nuevo esplendor de antaño

También el edificio de la antigua Künstlerhaus en la Karlsplatz vienesa, con sus ya más de 150 años, cuenta con una agitada historia. Esta principal obra arquitectónica del arte historicista vienés fue construida con motivo de la creación de la Ringstrasse; el propio emperador Francisco José se encargó de colocar la última piedra. Desde su inauguración en 1868 sirve de importante sala de exposiciones para pintura, escultura, arquitectura y artes aplicadas. Además de la Asociación de artistas (Künstlerhaus), un cine (Stadtkino im Künstlerhaus) y un restaurante (Ludwig und Adele), desde mayo del 2020 este edificio alberga uno de los mayores museos de arte contemporáneo: la Albertina modern

Esta sucursal de la Albertina muestra el polifacético arte contemporáneo austríaco posterior a 1945 en una superficie de más de 2.000 metros cuadrados situada en la planta baja y el sótano. La colección, que cuenta con más de 60.000 obras de 5.000 artistas,  se complementa con obras internacionales de la talla de un Andy Warhol o Roy Lichtenstein procedentes de la propia colección. Para convertir el edificio en museo ha sido necesario realizar grandes trabajos de remodelación. Entre los años 2017 y 2020 se realizaron grandes esfuerzos para modernizar tanto los espacios interiores como los exteriores. De esta manera se han recuperado tanto las pinturas murales y los elementos decorativos como los suelos de terrazo originales. En la actualidad, la Künstlerhaus vuelve a mostrar todo su esplendor, como en la época de la construcción de la Ringstrasse.

Recomendación: Las dos exposiciones otoñales de la Albertina modern “Schiele y sus consecuencias” (a partir del 10 de septiembre) y “The 80s. Anything goes“ (a partir del 10 de octubre) permitirán al visitante gozar del arte.

Punto gris de atracción en el MQ

En busca del arte contemporáneo en Viena, nadie puede evitar pasar por el MuseumsQuartier (MQ). Gracias a sus más de 90.000 metros cuadrados y 60 instituciones culturales, es uno de los mayores recintos artísticos del mundo. El MQ fue inaugurado hace ahora excatamente 20 años. El edificio barroco de las antiguas caballerizas imperiales, construido en 1725, se mezcla aquí con la arquitectura moderna mediante la presencia de los nuevos museos. El mumok – Museo de arte moderno Fundación Ludwig Viena es el mayor museo de arte moderno y  contemporáneo de la Europa Central. Ubicado primero en el edificio de la “20er Haus“ y más tarde en el Palacio Liechtenstein, es ahora uno de los elementos básicos del MuseumsQuartier.

También gracias a su aspecto, ya que el edificio llama la atención ya desde lejos. Revestido de piedra volcánica de color gris antracita y con un tejado arqueado, este museo de forma cúbica diseñado por los arquitectos Ortner & Ortner ofrece una superficie de exposición de 4.800 metros cuadrados en varias plantas. Llaman la atención las aberturas en el techo que permiten que entre la luz del día y un gran ventanal panorámico en la planta superior. El mumok muestra una impresionante muestra general del arte de los siglos XX y XXI. La colección abarca unos 10.000 objetos. Sus ejes centrales son el arte pop y el fotorrealismo, el fluxus y el nouveau réalisme, así como el accionismo vienés. Este año se celebran tres aniversarios:  40 años de la Fundación Ludwig, 20 años de la presencia en el MuseumsQuartier y 10 años de la dirección de Karola Kraus. Hasta abril de 2022 se muestra la exposición de aniversario “Enjoy – la colección del mumok en transformación”.

Sorprendentemente sostenible

El arte y la arquitectura están estrechamente relacionados en Viena con el nombre de Friedensreich Hundertwasser (1928-2000). La Kunst Haus Wien, diseñada por el artista e inaugurada hace ahora excatamente 30 años, es uno de los principales centros del arte contemporáneo y está especializado en el tema de la fotografía. Además, una exposición permanente dedicada a la obra de Hundertwasser ocupa dos de las plantas del edificio.

El extraordinario edificio que alberga este museo sorprende al visitante con sus numerosas superficies de colores y sus formas irregulares. Para ello se remodeló la antigua fábrica de muebles de madera curvada Thonet del año 1892 adaptándola al singular estilo de Hundertwasser. En este edificio se buscan en vano las líneas rectas y las formas claras; en  cambio son característicos los numerosos elementos de vidrio, metal, piezas de mosaico, ladrillos, madera y azulejos, al igual que la vegetación, que forma parte esencial del edificio. Los espacios verdes juegan un papel esencial en la Kunst Haus Wien, puesto que las ideas de Hundertwasser sobre la ecología y la sostenibilidad (fue uno de los pioneros del movimiento ecologista europeo) son tematizadas con regularidad. En 2018 la Kunst Haus Wien fue el primer museo verde de la ciudad que recibió el “Österreichisches Umweltzeichen”, el certificado estatal medioambiental. 

Desde entonces, otros cuatro museos de la ciudad han recibido esta distinción: el Museo de Historia Natural, el MAK – Museo de artes aplicadas, el Museo de la Técnica y la Biblioteca Nacional de Austria. Las condiciones para recibirlo son usar de manera consciente los recursos y asumir la responsabilidad sociopolítica. 

Contact

Oficina de Turismo de Viena
Florian Wiesinger
Prensa España
tel. (+ 43 1) 211 14-362